GT1 (Líder INRA, otros participantes: TODOS)

GT1 (Líder INRA, otros participantes: TODOS)

GT1 contribuye al establecimiento de una red de emplazamientos contaminados/degradados fitogestionados dentro de la Región SUDOE que persigue demostrar la eficiencia de las fitotecnologías para el tratamiento ecológico de estos suelos y promover las funciones del suelo y el suministro de servicios ecosistémicos. GT1 tiene 3 objetivos principales:

  • evaluación de riesgo,
  • valoración de opciones, y
  • selección de estrategia.

La lista final de emplazamientos incluyendo una breve descripción y la estrategia a seguir en PhytoSUDOE puede consultarse aquí.

El principal reto del GT1 durante el primer año de ejecución del Proyecto fue el establecimiento de la red transnacional de emplazamientos contaminados o degradados. En base a los estudios preliminares y actuales, incluyendo datos de las concentraciones totales de metales traza y contaminantes orgánicos en los suelos, se seleccionaron los lugares para la implementación de parcelas experimentales en los ocho emplazamientos principales. En cada emplazamiento se instalaron vallas perimetrales (cuando no las había), se realizaron trabajos de campo para la preparación del terreno y se colocó un cartel informativo dirigido al público general, que incluye los objetivos y actividades que se llevarán a cabo en las parcelas experimentales. En el caso de emplazamiento S5 de Ariñez (Alava, ES) se establecieron dos áreas de estudio: S5a (suelo potencialmente contaminado/degradado) y S5b (suelo potencialmente contaminado).

Los socios responsables de la gestión de los ocho emplazamientos principales llevaron a cabo la toma de muestras de suelo. Se recogieron muestras de suelo no tratado y suelos fitogestionados (estado inicial en el caso de las parcelas que ya estaban en marcha). Se está utilizando los métodos estándar (Afnor / DIN / ISO / UNE) y procedimientos recomendados por el proyecto europeo Greenland (2015) para obtener un conjunto de datos armonizado para la caracterización del suelo: pH del suelo, textura del suelo (5 fracciones), densidad, C orgánico y N total, materia orgánica (caracterización detallada de la materia orgánica del suelo en GT4), P extraíble (Olsen), CEC (método de cobaltihexamina al pH del suelo) y cationes de cambio, carbonatos, capacidad de retención de agua. Se han prestado especial atención a la biodisponibilidad de los elementos traza y contaminantes orgánicos en los suelos. Para la caracterización de los contaminantes orgánicos se realizó una determinación completa que incluía compuestos aromáticos volátiles, fenoles, hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAH), compuestos organohalogenados volatiles, clorobenzenos, clorfenoles, policlorobifenilos (PCB), pesticidas clorados e hidrocarburos. La presencia de contaminantes orgánicos resultó ser significativa en tres de los 8 emplazamientos seleccionados (S1, S2 y S5b). Los parámetros físico-químicos ayudarán a explicar el comportamiento del suelo, la exposición a contaminantes, los vínculos, el estado inicial de la biodiversidad y las funciones (GT2, 4), y seleccionar opciones de fitogestión viables (GT1, 3).

Se llevaron a cabo ensayos de fitotoxicidad tomando muestras de suelo de los distintos emplazamientos. Para evaluar la fitotoxicidad se realizarán ensayos con lechuga y alubia enana, según la ISO 17126:2005; determinación de biomasa radicular y parte aérea; ionoma de la parte aérea (incluyendo concentraciones de ET); factores de bioconcentración y traslocación; comparación de fracciones lábiles y reactivas de ET en suelo. También se realizaron ensayos a escala de invernadero para evaluar la fitotoxicidad en suelos contaminados con hidrocarburos y su atenuación mediante la inoculación de plantas con bacterias promotoras del crecimiento vegetal (PGPB).

Durante el segundo año las tareas del GT1 se enfocaron, sobre todo, a la generación de modelos conceptuales, y al análisis de las muestras de suelos recogidas al inicio de proyecto para su caracterización (propiedades físico-químicas básicas y biodisponibilidad de contaminantes) y evaluación de riesgo. Además, se realizaron la valoración de las opciones de fitogestión adecuadas para los distintos emplazamientos y la planificación de operaciones de monitorización y mantenimiento. En los distintos emplazamientos se ha realizado actividades como una caracterización agronómica y de contaminantes, caracterización biométrica y fisiológica de la vegetación nativa de y los cultivos (herbáceos o leñosos), caracterización de actividad, biomasa y biodiversidad funcional microbiana y caracterización de macro- y meso-fauna para determinar el riesgo toxicológico e identificar las mejores estrategias de fitogestión en los emplazamientos.

Los últimos meses del proyecto se dedicarán a analizar los resultados obtenidos y elaborar una “Guía de Mejores Prácticas para la fitogestión de suelos contaminados con metales/metaloides: evaluación de riesgo y estrategias de fitogestión y remediación”.